Edificios de energía casi nula

Actualmente los edificios consumen un 40% de toda la energía demandada en Europa y el consumo energético se disparará en los próximos años. Conscientes de los negativos impactos medioambientales y económicos de dichos datos, los responsables de la Unión Europea exigirán a partir del 31 de diciembre de 2018 que todas las construcciones públicas (dos años después el resto de nuevos edificios) tengan “un nivel de eficiencia energética muy alto” (Directiva 2010/31/UE).

Para cumplir este objetivo, los “edificios de consumo de energía casi nulo” son un paso fundamental. Si todos los edificios y viviendas fueran así, las ciudades serían más habitables, más limpias y España sería menos dependiente de la energía del exterior.

Hay que reconocer que la inversión inicial es algo mayor que en las edificaciones convencionales, sin embargo, el ahorro económico conseguido inicialmente aumentará de forma proporcional al incremento de precio de la electricidad y los combustibles derivados del petróleo. Se trata de cambiar la mentalidad actual y pensar en los edificios como una inversión a largo plazo. Además, una vivienda sin altas prestaciones energéticas tal vez no será competitiva cuando la queramos vender en el futuro.

Los consumidores pueden lograr un inmueble de energía casi cero. Para ello, es aconsejable asesorarse a través de un profesional e indicarle el interés por una vivienda de alta eficiencia energética.  “Cada edificio es único y no se pueden generalizar las soluciones”, por esta razón es imprescindible la intervención de un profesional para detectar las posibilidades y necesidades de nuestro inmueble en particular.

A la hora de financiar la obra, hay diversas subvenciones para fomentar la rehabilitación energética, las energías renovables o el aislamiento de las construcciones y se estima que cada vez serán mayores para cumplir las cada vez más exigentes normativas europeas. El consumidor puede informarse en ayuntamientos o instituciones administrativas cercanas acerca de estas subvenciones o a través del profesional que le asesore.