Motor de agua para vehículos

Una innovadora empresa japonesa, llamada Genepax, ha presentado ya hace un tiempo un prototipo de coche capaz de moverse usando como combustible simple agua . El funcionamiento teórico del vehículo es sencillo: posee un sistema capaz de separar el hidrógeno del oxigeno del agua, produciendo electricidad para las baterías a partir del mismo.

El primer coche cuyo combustible es únicamente agua

Foto: El eléctrico Reva con el motor de Genepax

Genepax ha patentado su sistema de propulsión, denominado WES (Water Energy System). La clave del sistema está en el Membrane Electrode Assembly (MEA) , tecnología propietaria de la empresa y capaz de separar el el hidrógeno de las moléculas de agua mediante reacciones químicas. Por tanto las únicas emisiones del vehículo son simple oxígeno. El agua necesaria para alimentar el sistema puede ser residual, potable, o incluso de mar. En el vídeo se comenta que es posible hacerlo funcionar hasta con té.

Curiosidades aparte, Genepax afirma que con un litro de agua su prototipo es capaz de circular durante una hora a una velocidad de 80 km/h. La tecnología en 2008 aún estaba en pañales y el coste de producir el sistema de propulsión para un vehículo era de unos 12.000€, aprovechando las economías de escala derivadas de la producción en masa, el coste bajaría hasta unos razonables 3.000€, poco más que los actuales propulsores medios de combustión interna.

El primer coche cuyo combustible es únicamente agua

El vehículo sobre el que se ha presentado en Osaka el WES es un ligero vehículo eléctrico denominado Reva, a la venta en España y de carga mediante conexión a la red eléctrica. Con el Water Energy System, sólo con disponer de agua en el vehículo sería posible ni siquiera parar a repostar.

De llegar a ser un competidor serio para los motores de combustión interna se prevee una revolución en el sector. Los cambios en la economía mundial serían radicales, ya que la dependencia del petróleo desaparecería, dicho sea de paso, convirtiéndose en dependencia del agua y perjudicando a países como España, de por sí con problemas de agua en ciertas regiones. Aún sí el hecho de que se pueda repostar con aguas residuales es toda una baza a favor del WES.

Al lobby petrolífero y a los países productores la idea de un coche alimentado por agua no les va a parecer bien, eso está claro, pero en un mundo en el que los precios del crudo no hacen más que subir, con las consiguientes protestas por parte de empresas y economías familiares cualquier solución más económica es válida. Quizá este sea el motivo por el que esta solución basada en agua, ya presentada en 2008, le esté costando entrar en el mercado, aunque la implementación en cualquier coche eléctrico sea muy simple.

Vía: Reuters, Gizmodo, Diariomotor